domingo, 13 de noviembre de 2011

Tarde.

Quizás eso trajo una consecuencia.


Toda una infancia perdida a su lado.
El problema es que luego te arrepientes, te entra ese gusanillo por dentro, pero ya es tarde, muy tarde para poder rectificar, quizás demasiado.

No hay comentarios: